¿se puede gestionar la desmotivación?

¿se puede gestionar la desmotivación?
08.03.2018
¿se puede gestionar la desmotivación?

La desmotivación puede tener varias caras. Hay que saber reconocer cada una de ellas para poner la solución adecuada

• Tienes miedo a una situación concreta. Eso hace que te paralices y que no sepas cómo afrontarlo. Gracias a las pautas que te ofrecen los especialistas, puedes superar las adversidades a las que te tienes que enfrentar en la vida.
• Eliges mal los objetivos a alcanzar. Hay que ser realista con los objetivos que te planteas, bien sean laborales, sociales o familiares. Puedes llegar hasta cierto limite y, a partir de ahí, ir avanzando. No intentes conseguirlo todo de golpe.
• Estás confuso. La desmotivación puede venir causada por no saber qué es lo que realmente quieres. Es necesario madurar de manera realista los objetivos que deseas alcanzar.
• Sufres un conflicto de intereses. A la hora de proponerte metas, asegúrate de que para alcanzarlas no te tendrás que saltar ningún valor importante en tu vida. Eso puede hacer que no le pongas interés y que te sientas frustrado.
• No tienes ningún reto que te motive. Carecer de alicientes que te empujen a la consecución de un objetivo alimenta la desmotivación. Ante cualquier nueva actividad o proyecto, márcate un logro a conseguir aunque sea pequeño.
• Aparecen las dudas. Cuando nos enfrentamos a un cambio, surgen las dudas. Estas pueden activarte y ayudarte a realizar una determinada tarea o proyecto, o te pueden inmovilizar y paralizar. Pide ayuda a las personas que puedan asesorarte en el proceso de cambio para que te sientas bien y puedas dar lo mejor de ti mismo.

La motivación es el motor de tu día a día. Busca objetivos realistasy evita todo aquello que te impida conseguirlos.

Lo más importante es saber manejar nuestras emociones, ya que pueden influir en nuestra salud física y psíquica. Para evitar que el estrés emocional nos sobrepase y alcanzar una “tranquilidad vital” es necesario detectar las causas de nuestra desmotivación e intentar sobreponerse a ellas:

  • Utiliza los signos externos para saber que tienes estrés: aceleración del pulso, boca seca, dolor de estómago, tensión muscular…
  • Verbaliza lo que te pasa. Así podrás identificarlo y comentarlo con un especialista si lo necesitas.
  • Evita cualquier situación que active tu estrés y prepárate para afrontarlo.
  • No magnifiques los problemas. Para y piensa qué es lo que te produce estrés emocional.
  • Cuando veas que llega una situación de estrés, combátela haciendo otra cosa. Eso te distraerá.
  • Acude a tus familiares y amigos. Ellos te ayudarán a afrontar el problema.
  • Recurre a técnicas de relajación. Te permitirán actuar con mayor tranquilidad.

Categorías Sanitas; Salud;

Comentarios

Categorías
Últimas noticias
Copyrights ©2016: Sanitas Las Rozas - Comercializaciones Gecanser, S.L.     |     Un diseño de desarrollossuraz